La EPA encuentra componentes relacionados con el fracking en el aquifero de Wyoming

La agencia de protección medioambiental de Estados Unidos encuentra componentes relacionados con el fracking en unos pozos de monitoreo

A medida que el país aguarda los resultados de un estudio de seguridad a nivel nacional en el proceso de perforación de gas natural de fractura hidráulica, una investigación por separado del gobierno sobre la contaminación en un lugar donde los residentes se han quejado de que la perforación ha ensuciado sus aguas ha revelado niveles alarmantes de contaminación del subsuelo.

Un par de pozos de monitoreo del medio ambiente taladrados profundamente en un acuífero en Pavillion, Wyoming, contienen altos niveles de compuestos causantes de cáncer y por lo menos un producto químico de uso común en la fractura hidráulica, de acuerdo a nuevos resultados de la prueba de agua dados a conocer ayer por la Agencia de Protección Ambiental.

Los resultados son consistentes con las muestras de agua que la EPA ha recogido de al menos 42 viviendas en la zona desde 2008, cuando ProPublica comenzó a informar sobre el agua sucia y los problemas de salud en Pavillon y la agencia comenzó a investigar las denuncias de contaminación.

El año pasado – después de advertir a los residentes de no beber o cocinar con el agua y ventilar sus hogares cuando se duchasen – la EPA perforó los pozos de monitoreo para obtener una imagen más precisa de la magnitud de la contaminación.

El área de Pavillon se ha perforado ampliamente para la obtención de gas natural en las últimas dos décadas y es el hogar de cientos de pozos de gas. Los residentes han denunciado durante casi una década que la perforación – y fractura hidráulica, en particular – ha hecho que su agua se vuelva negra y con olor a gasolina. Algunos residentes dicen que sufren deterioro neurológico, pérdida del olfato y dolores en los nervios, que asocian con la exposición a los contaminantes.

La industria del gas – liderada por la compañía canadiense EnCana, que es propietaria de los pozos en Pavillon – ha negado que sus actividades sean responsables de la contaminación. EnCana, sin embargo, ha suministrado agua potable a los residentes.

La información dada a conocer ayer por la EPA se limita a los datos de muestra : La agencia no interpreta los resultados o realiza cualquier intento de identificar el origen de la contaminación. Desde el inicio de su investigación, la EPA ha sido cuidadosa en considerar todas las posibles causas de la contaminación y distanciar su investigación de la controversia alrededor de la fractura hidráulica.

Sin embargo, los compuestos químicos que la EPA detecta son consistentes con los producidos a partir de los procesos de perforación, incluyendo uno – un disolvente llamado 2-butoxietanol (2-BE) – ampliamente utilizado en el proceso de fractura hidráulica. La agencia dijo que no había encontrado contaminantes como los nitratos y los fertilizantes que hubieran señalado a las actividades agrícolas como culpables.

Los pozos también contienen benceno a 50 veces el nivel que se considera seguro para las personas, así como los fenoles – otro carcinógeno peligroso para humanos – acetona, tolueno, naftaleno y restos de combustible diesel.

La EPA dijo que las muestras de agua estaban saturadas de gas metano que coincide con las capas profundas de gas natural que se está perforando para obtener energía. El gas no coincidía con el metano que la industria del gas dice que es de origen natural en el agua, una señal de que la contaminación está relacionada con la perforación y de que sea menos probable que haya surgido a partir de residuos de perforación derramados sobre la tierra.

EnCana recientemente acordó vender sus pozos en el área de Pavillon a la compañía de gas y petroleo Legacy Reserves, afincada en Texas por unos 45 millones, pero se ha comprometido a seguir cooperando con la investigación de la EPA. EnCana compró muchos de los pozos en 2004, después de los primeros problemas con la contaminación de las aguas subterráneas hubieran sido denunciados.

La investigación de la EPA en Wyoming es independiente del estudio nacional en curso de la agencia sobre el efecto del fractura hidráulica en el suministro de agua, y está siendo financiada a través del programa de limpieza Superfund.

La EPA dice que dará a conocer un proyecto extenso de los resultados de Pavillon, incluyendo una interpretación detallada de los mismos, a finales de este mes.

Original extraído de la revista Scientific American (10/11/2011):
EPA Finds Fracking Compound in Wyoming Aquifer

Anuncios

Los comentarios están cerrados.