¿Un mar de gas natural?

Aprovechamos la publicación en El País de un artículo apologético sobre el gas de pizarra para publicar una entrada un poco antigua (diciembre de 2010) de un interesante blog sobre energía, en concreto sobre el tema del Pico de Producción de Petróleo. Este blog de referencia sobre el tema es llevado por uno de los foreros de Crisis Energética.

Aquí lo tenéis:

Queridos lectores,

Estos días muchos lectores me han consultado sobre una noticia recientemente aparecida en el diario El País, que reza como sigue: Una revolución a todo gas Los nuevos hallazgos disparan las reservas y cambianlas reglas de mercado

Leyendo la noticia tiene uno la impresión de que un hallazgo completamente inesperado de grandísimas bolsas de gas en determinadas formaciones no convencionales (es decir, que no tienen la geología de los yacimientos explotados hasta ahora o convencionales) y que hasta ahora eran inaccesibles, han pasado a ser abiertas gracias a nuevas técnicas, cambiando así completamente el panorama: EE.UU. pasa de ser un importador a ser un exportador de gas, hay muy buenas perspectivas en Europa (con lo que Rusia pierde peso geopolítico en el Viejo Continente), otros países como Argentina conseguirán resolver sus problemas de dependencia exterior… En suma, una muy positiva revolución.
La noticia tiene tres implicaciones principales:

  1. La producción de gas aumenta enormemente, con lo que se aleja el fantasma de la carestía de gas (el redactor de El País habla incluso de cuatro décadas).
  2. El precio del gas se mantendrá estable durante ese período.
  3. Aunque la noticia no lo comenta, el aumento de gas es una pieza clave para compensar el ya declarado declive de producción de petróleo convencional, puesto que una buena parte del petróleo no convencional futuro tiene que provenir de la conversión gases a líquidos.

En realidad, nada es tan bonito como aparece, como ya se ha comentado en este blog, sobre todo en algunos apartados de un post de Julio, “El pico del gas“, y en algunos comentarios dispersos de otros posts. El gas no convencional procede fundamentalmente de tres tipos de terreno: pizarras (o esquistos), lechos de carbón y arenas compactas. De acuerdo con el último World Energy Outlook de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), las arenas compactas tienen un potencial limitado, el metano de lecho de carbón es, principalmente, la gran baza China y en menor medida de los EE.UU., y la opción más al alcance de los EE.UU. y de Europa, y la que explica la abundancia actual en Norteamérica es el gas de pizarra. Sin embargo, hay multitud de peros, en réplica de las implicaciones citadas más arriba:

  1. No es evidente que se esté produciendo una abundancia tan grande de gas en EE.UU., ya que las cifras están un tanto manipuladas, como denuncia Dave Cohen. Teniendo en cuenta que las curvas de producción de gas decaen más rápidamente de lo modelado (exponencial en vez hiperbólico), en algunos casos dejando de ser explotables económicamente en sólo dos años, algunos geólogos afirman que las reservas están infladas. De hecho, las compañías que explotan estas reservas tienen todos los incentivos para inflar sus reservas porque así su valor bursátil aumenta, a la espera de ser compradas por compañías más grandes. La propia AIE ha moderado su optimismo sobre la producción de gas no convencional, que mientras en el WEO 2009 ocupaba un lugar central, en el WEO 2010 se reconoce que la abundancia de gas comenzará a declinar después de 2011.
  2. El gas se vende por pies cúbicos o por unidades térmicas británicas, BTU (grosso modo 1.000 pies cúbicos de gas natural equivalen a un millón de BTUs, MBTU). A día de hoy, el precio mínimo por MBTU para que salga rentable explotar el gas de pizarra es de 8$, mientras que actualmente se está pagando a unos 4$; por tanto, el precio del gas debería subir, y mucho, para poder explotar esta fuente a una escala apreciable. A mayor abundamiento, dados los enormes costes ambientales de explotar el gas de pizarra (discutidos en “El pico del gas“) es posible que el gas de pizarra no sea una fuente neta de energía, sino un sumidero, con lo que en el largo plazo se tiene que ver que no es económico explotar este gas.
  3. La abundancia de gas actual, que si no se producen nuevos avances técnicos tiene todos los visos de durar pocos años, tampoco podrá usarse para transformar a gran escala gas en sucedáneo del petróleo por falta de infraestructura de licuefación, que requiere de un gran capital y tiempo para su desarrollo.

Si se fijan, la mayoría de los enlaces que doy en este post tienen muchos meses de antigüedad, y podría incluso enlazar artículos de hace dos o tres años, siguiendo la discusión en The Oil Drum sobre el tema. Es un tema que se discute activamente, que el año pasado tuvo un gran realce gracias al WEO 2009… Y ahora El País anuncia la buena nueva. ¿Por qué? Quizá hagan falta inversores, o bien creer en milagros

Salu2,
AMT

Anuncios

Los comentarios están cerrados.